sábado, 2 de abril de 2016

EL CUELLO DE TU ABRIGO / Poesía de José Ignacio Restrepo


DESDE DENTRO 


Es un día santo,
uno salado sin mar
cuando oigo palabras en el closet
y vengo y huelo el cuello de tu abrigo,
y descubro que estás también aquí,
acaudalada, pobre, presente, ausente,
ida,
que está viva en la tela más querida
que ha roto fuentes tantas veces
con nosotros,
mientras salimos a ver ese baile de la muerte
que de una cuadra a otra,
de esta acera hasta la que queda al frente
nos dio paños de agua de memoria
para vivir sin morirnos ni aceptar,
que todo deba tener algún lugar,
claro, somos guerreros y alfareros,
con los ojos tallados de poemas
nos damos sin dudar,
mi primorosa,
amiga del verano encinto de flores,
de aromas silenciosos y vedados,
amiga de las ardillas y los ratones de monte,
de los perros perdidos y encontrados,
de las libélulas de sures lejanos
que hasta estos nortes nuestros
han viajado.

Provoca saber tocar el piano,
te juro que me lleno de ansias
de desdoblar mis deseos consumados
y los que aún no llegan,
y en las teclas de un piano renovado
poner en nuevas notas estas nuestras,
todo porque he llegado del jardín
a buscarte en el cuello de tu abrigo
y recordé de pronto
aquella esencia
que puse a pulso una noche larga
y se regó sin más por todo tu torso
hasta llegar al hueco de tu ombligo,
poema incandescente,
flor inmensa,
regadera de dos, vapor al aire,
nieve confiscada y puesta en frasco,
plenitud de conserjes
que tienen en las manos y ya lo saben
la llave para abrir el cofre viejo
donde escrito con lápiz, reteñido
alguien puso, no más,
id, sed felices...
la marca en el cuello
de tu abrigo.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. Re acabo de leerte tu blog y me encanto tus lineas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres siempre bienvenida Ana María. Gracias por venir.

      Eliminar
  2. Cómo decirte... Es bellísimo... Adoro tus poemas. ¡Me emocionan hasta el hueso! Amasas la ternura y la pasión y elaboras con tus artesanas manos el mejor de los dulces... Y esa amiga del verano encinta de flores... Beso querido Jose

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú tienes la llave Isabel querida, pues también te nutre esa veta diariamente...conoces como fluye esta agua, como se acaba la sed cuando su tono pasa fiel por la garganta...Eres siempre bienvenida a esta estancia, este lugar se alegra cuando dejas viva la huella de tu paso...te abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...