sábado, 12 de noviembre de 2016

ESA HORA SOÑADA / Poesía de José Ignacio Restrepo


ESTAMPA



Baste decir que soy el bies de tus deseos,
el yugo que no pesa y hace que vuelvas
a esta casa de juego donde vivo
sobre todo en el tiempo reparado
que deja libre y sentido
tu trabajo...
Con ese raro y débil fundamento
que explica que hay del otro entre tu espalda,
en los pelos del pecho, en las mejillas,dejo 
semillas en forma de palabras
para que leas tarde
mientras grabo en la horma de tu voz
ese murmullo exangüe,
algún poema
que huya de los pálidos esquemas
con que todos dijeron que te amaban.
Y lanzo mi canción en bocanadas
para que la repitas si no estoy,
cuando me llamas acaso con la fe
de que sea el mañana de nosotros,
aunque el hoy nos limite,
y no nos deje acaso ese regalo
de vernos en el otro reflejado...

Baste decir
si no ha quedado claro,
que llenas esta casa de alquiler,
a la que llegas tarde y muy cansada,
incluso muchas veces
no hay que hablar
y en el silencio ronco de un abrazo
te pago lo del hoy
y me rindo con vos a ser tu sueño,
opaco y desabrido en esta edad
de mozuelo en afán envejecido...
Luego veo la casa algo vacía
mientras el gato gris
pisa detrás,
y me acerco con él a la ventana
para mirar la acera, el arce triste,
los pájaros dormidos en filita,
y ese cacho callado de la luna
que alumbra tras las nubes...
mañana la veré cuando nos deje,
preguntará a mis ojos si va bien
y yo con ellos tibio le diré
- belleza-
a otros vas a alumbrar
por ocho horas,
yo seguiré estirando la alborada
y luego me apearé muy aburrido
a hacer mi desayuno en singular
y a soñar con la hora
en que regresas...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ®

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...