jueves, 13 de enero de 2011

APENAS NACIENDO Y YA VUELA / JOSÉ I. RESTREPO

LA HORA ÚLTIMA, LA SIGUIENTE


Como te envío los ruidos de la noche
para que se conviertan en sortijas
que se líen en tus dedos,
signo los pasos del día de mañana,
las escabullidas, los retornos,
las dimisiones, los miedos
y los logros...
Que enigma, Princesa de las Flores,
cómo no hablarle al viento de tu rostro
para que él vaya en tu busca,
aún recelando que se vista de ciego
y al llegar, te recorra de tactos, te libere de ausencias,
te invite a intentar el olvido.

Y a esta hora ¿la última? ¿Quizá la siguiente?
juntando en un rosario huellas
mientras eludo la exigencia el sueño,
el murmullo de las hojas contra el suelo se deja escuchar
y puede ser que las hadas se estén besando las manos
revolviéndose las ropas a fuerza de deseo;
entre tanto, me visitas sin aviso,
yo cierro los ojos y te espero para poder encontrarte.




COORDENADAS



Se trata de dejar que esta música suene,
solo haciendo de oído,
como si yo fuera sed y ella agua..

Se trata de no ejercer nunca resistencia,
ya que esta falta de oxígeno
es, de ahora en adelante,  mi alimento.

Sé que mis ojos no me pertenecen
y de ese sin sentido
se hace posible que yo vea,
entonces,
se trata de seguir a flote sobre esta tibia superficie,
esta especie de magma,
hay que evitar las piedras
ya estén por sobre el agua
o se vengan volando por el  aire,
también las formas extrañas, las raíces,
las mujeres llamativas, que hablen mucho
que pretendan quedarse
cuando deseas conciliar el sueño,
excepto si hablamos de ella
que trata muy tarde de contarme un cuento.

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

• Reservados todos los derechos de autor

2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...