viernes, 27 de diciembre de 2013

LOS PREMIOS SOÑADOS / Poesía de José Ignacio Restrepo


MIRARSE ASÍ
 


Hallas fibras del pasado renacidas,
volcadas sin permiso en nuestra piel,
que nombran lo que ardió, quemó y huméa
sin que nadie al rededor pueda decir
que mirándonos vio el fuego sobre nuestro,
como un gesto inacabado y aún dispuesto,
a prender en nuestro cuerpo su calor...
Hay vida cuando late el sentimiento
pese a surgir de un fuego del pasado,
y el rostro que sin ver nos mira ahora
tras el amplio ventanal de este café,
musita sin hacerlo cosas bellas
en la sonrisa inacabada que completa,
con el solo deseo de empatar
las que muestran golosas nuestras bocas,
aún más bellas por ser miradas ahora
como a esos globos que migran o regresan...
Y de la piel se alzan en compás
las piezas que formaron cosas bellas,
pertenecientes a dos, por dos tenidas
como algo importante y diferente
que hacía parte de un clásico escenario:
un espejo, una caja de cerillos,
la hebilla más hermosa que tú vieras
y que carece hoy de una correa,
el metro hecho de pequeños dibujos
comprado para un niño prometido,
un bebo que pobló los pensamientos
y convirtió en deseo el sueño mutuo,
sin llegar a ser nuestro, ni ser algo,
por lo ido y funesto que ganó,
esto que juntó la calle y las miradas
que hizo al vidrio de fusta y frío afán,
diciéndonos, salí, corré, abrazá,
cuidado con un carro,
yo me paró, esperá vos ahí, que yo ya voy,
mas corré, esperame vos sentada,
no dejes de hacer trinos con tu cara,
que esa inmensa sonrisa, esa promesa
es un gran galardón, una presea
para este hombre de miles y decenas,
de intentos, fugas grandes y proezas,
caídas con testigos malogrados
en aras de decir y de soñar, 
espera que ya llego, no te muevas,
con el caudal de cosas que eran tuyas
y se quedaron en mis amplias comisuras,
en mis dientes cariados, en mi sombra,
y ahora toca y no puede creer
que no ganó ese tiempo presidiario
que nunca pudo derretir ni  derrotar
 con sus horas malevas, con sus días,
con sus años penosos y suicidas,
la magia rescatada de este amar...
 

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Un beso grande corazón, gracias Violeta por venir al sitio...feliz 2014 !!!

      Eliminar
  2. Soy un ente. Estoy siempre, aunque no me veas. Todavía falta para 2014...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intuir tu presencia, ir por helado, comenzar un poema almibarado, luego dejar que Nury me dé un beso, olvidar qué comienza y qué se acaba, represar el silencio en un botón, que revienta y se pierde por la alfombra...Despejar nuevamente el firmamento, en el vuelo primero de una alondra...Recibirte en mi casa, hoy otra vez, un lujo inmerecido y deseado, igual que cada beso que te dí, sin que tú lo notaras, Viole mía...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...