jueves, 29 de diciembre de 2011

AL ABRIGO DEL TIEMPO / Poema de José Ignacio Restrepo

EL ANUNCIO


Fue bello hacer senderos de universos
abiertos a los pies como cuadernos
que esperan limpios el favor del lápiz,
como si fuera un gigante encadenado
a la augusta misión de darles vida...
Lleno de asombro recorrí tu cuerpo
haciendo de mis caricias eslabones
de este presente que sin más ya tu recorres,
guiada por el brillo de mis ojos,
que te decían cómo, cuándo y dónde
debía tu silencio hacer de acento...

Yo solo respiraba el mismo aire
que en tu pecho a mi nombre daba vida,
porque ésto ni se dice ni se llama,
como gesta de pocos contra muchos
que en anales históricos perdura,
la plática grabada en nuestras mentes
serena sobre nubes deambula,
esperando que lleguemos de la guerra,
que nos tiene distantes y remisos,
haciendo solitarios de las horas
abrazos que nos aten a segundos
en la magia que aguarda sin remedio
a que lleguemos solos
siempre juntos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 28 de diciembre de 2011

DE SUMAS Y OTROS OFICIOS / Poesía de José Ignacio Restrepo


SOBREVIVENCIAS

emergida

Emergidos cual rocas de ese olvido
que en mar leproso domesticas sin objeto,
lucen hoy de cara al sol y manifiestos,
esos que siempre su lustre han prodigado
y servido como ejemplo para aquellos,
que vengan hacia acá,
desde el destino que aun no tiene lumbre,
porvenires atados y cautivos
a mis estrellas lejanas y sin nombre…
Momentos que pasaron y quedaron,
su lugar en el cuerpo de batalla
quedó asolado por su corto plazo,
pero huestes hay que pelean aun sus guerras,
veo santas y demacradas sanguijuelas
chupar la sangre de heridas algo abiertas,
que no son dolorosas sino bellas,
me hablan de ser capaces de vencer
lo que forma no tiene y te ha vencido,
cremalleras de carne adormilada,
que su recuerdo no hallan,
pues están en el presente altivas,
nomenclando al azar como rivera,
de ese río que irriga mis dominios…
Y entonces reaccionan los recuerdos,
ponen la casa en orden, toman bríos,
reacciona la piel aunque no lleve,
su simiente deseada al hortelano,
y brotan allí flores como antes,
de turgente y vivaz mudez galante,
para así cosechar mil porvenires,
en lejanas y próvidas jornadas,
que son tu corazón cuando lo llamas,
del siguiente renglón entre ilusiones
profusos y sapientes avatares…
que por fuerza recuerdan nuestros nombres

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

lunes, 26 de diciembre de 2011

AUN LA NOCHE / Poesía de José Ignacio Restrepo


DISPENSA


En gracia de ese ósculo robado
que la noche te trae sorpresivo,
en la boca cuyo nombre no pronuncia
por temor de luego verlo redimido,
en una nueva sonrisa de otro rostro
que con prisa la entregue por marcharse,
solo irse de su lado por destino
a tareas de olvido disponerse,
en esa digna gracia que respeto
me consuelo de serte mi querida,
otro hombre con besos por hacerte,
otro dulce recuerdo de una noche

Pero,
hazme una dispensa sin reproche,
una sola que apenas yo te pido,
deja abierta la puerta del derroche
porque no soy amigo de pedirlas
más bien ven que queda todavía
diez momentos que llevan
nuestros nombres,
atados por sencillas filigranas,
cuyas líneas deciden que crucemos,
sus destellos de fuego
sin que pueda un olvido escarmentado
darnos por aludidos en las brasas
por la bocas dejadas,
que hacen hoy su libranza en el recuerdo,
eso tiene la boca cuando atiende
un deseo robado que otra tiene,
por una noche asida entre sus besos

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 21 de diciembre de 2011

SIN TI, SOY LOS SEGUNDOS QUE FALTAN … / Poesía de José Ignacio Restrepo


UN LUGAR EN EL TIEMPO


Como el sonido que mis dedos tranzan
cuando al pastor amigo he de llamar,
ese chasquear de los dedos que le dice
que para él hay algo que él quiere,
una tarea, la caminata diaria,
esa galleta cuyo sabor aun desconoce,
o solo yo,
su amo autodidacta,
que nada sabe de tratar a perros,
que solo a él prodiga tanto afecto,
pues ha entendido que mi poco lenguaje,
es más que suficiente para hablarnos,
solo chasquear los dedos y él ladrando,
me dice un minuto que ya llego…

De una forma acaso semejante,
no mal comprendas que no te comparo,
ese lenguaje mío tan cifrado
que entre paciencias se mece sin palabras,
solo retiene las que bien precisa,
para decir aquello que sostiene
lo que yo necesito por suntuoso,
eso que se distingue por hermoso
y que ignoro como lo he pagado,
bello tesoro de brillo siempre puesto,
aunque el sudor lo moje entre mis manos,
ya no mis dedos chasqueando ese sonido
para decir amor te necesito…
sino mis ojos en arte y condominio,
llenando el aire completo del recinto
hasta que cálidamente aventurado
hacia tu propia frente se avecina,
yo te he nombrado
mi piel te necesita,
todo mi ser ansía que lo toques,
ánima mía en donde hallo vida,
que el tiempo pasa pero más sin ti mi vida,
yo soy tu pan, tu vino, tu derroche,
es nuestro hogar el tiempo de la noche…

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

lunes, 19 de diciembre de 2011

OCULTO ENTRE TU PIEL DE SEDA.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

A ELLA


A veces, 
es tan solo la costumbre, 
el ver al otro 
sin que él haga falta...
Pero no en tu caso, 
obviamente, 
donde el fuego de tu rostro 
instituye cualquier mérito 
gastado por el hábito, 
en perfecto preludio 
de ese estar para siempre 
enamorado...
Como me pasa a mi, 
cada que vuelvo y te pienso
en este bello espacio
el más amado de tu casa, 
porque no hay más remedio 
que el regreso, 
amarte perfectamente 
en los recuerdos,
que amar es más que eso, 
es recordar el camino
de retorno a tu alcoba,
con los ojos cerrados......

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 16 de diciembre de 2011

HOY ES ASOMBRO / Poesía de José Ignacio Restrepo

LA MUSA HALLADA


Te prevengo
 es ya tarde,
deleitado con cientos de recuerdos,
unos ruinosos,
otros de un rojo cruel
pero brillante,
muchas horas sentido y amueblado,
entre roncos pasados cantaores,
rutinas de argonauta, fiestas, flores,
donde tu ya no estabas,
ya no estabas,
a pesar de que fui allí de visita,
precisamente para ver mi musa,
en que tareas distintas de lo mío,
de lo que ya he vivido y lo que sueño, 
te hallabas mercedaria y bella,
mi musa sin cabeza florecida,
con sus jazmines, rosas, crisantemos
plantados muy adentro,
muy adentro

Desterrado me sentí por largas horas,
en el ritual de hacer pasado sin objeto,
y te encontré casi por milagro
ente las líneas chuecas de un cuaderno,
remontando las noches ya vividas,
te hallé dulcemente cohibida,
preguntado a los amigos que se fueron,
dónde estoy yo,
para dónde mis pasos han corrido
si han hecho de mi vida algo distinto,
 de la labor del escriba solitario,
que se mide con todo en guerra abierta,
sin más armas que su cabeza adolorida,
que ya canas ensaya,
antes de dejar calva por esfuerzo,
dónde estoy preguntabas...

Y te vi cuando ensayabas
esa bella sonrisa adolorida,
que por años pensé solo era mía,
mis amigos que no sé dónde andan,
respondiendo ahí viene,
él es por quién bella preguntabas,
y pusimos los rostros en secuencia,
yo te miré, tu luego me mirabas,
sonreíste, reí con buena gana,
y por fin nos hallamos mi querida
como pasa en las novelas rosa,
juntadas en cruz nuestras bocas
en la última línea del poema...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 14 de diciembre de 2011

DE SU AMOR VOY PROTEGIDO.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

PIEL DE CRISTAL


Tomo los dones caídos y perplejos,
los pongo de cara al sol para que sequen,
pues han estado mojándose 
en la plena intemperie,
y en el crisol de perpetuos sentimientos
les veo nutrir de nuevo su certeza,
de serse míos para siempre,
de orgullosos saber pertenecerme...
Vastedad de la rutina que regenta
esa seria ancestral magia incubada
que permite que podamos recordar
quiénes somos,
qué buscan nuestros ojos,
dónde duerme nuestra alma
de mortal y fecunda errancia plena,
dónde está seguridad la duda,
que nos haga alcanzar ya sin premura,
aquel interrogante diluido
y ese otro que lo atranca todo,
para trenzarlos en raso condominio,
como hermanos que son,
que siempre han sido...

Seco los dones que han sufrido algo,
como pieles de zapa se encogieron,
profuso el llanto los mojó de nuevo,
y aquilatados pero algo más pequeños
ellos me miran, 
desde el portal del alma
que sigue siendo amiga,
lobo que solo ha vivido tantos días
y ha pasado mascullando cosas,
algunas espirituales, bellas,
otras alevosas y oscuras,
como el material que forma las estrellas,
mis bellos dones encogidos 
por el tanto llanto,
sobrevivientes,
consolados de saber,
que no son inexactas las consignas
que desde el cielo les prometen todo,
si resisten dando bien aunque por males,
ellos puede que lleguen casi inciertos
sin tamaño, sin su rostro bello,
al sitio que les deben por promesa
donde los dones extinguidos
son mortales...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

sábado, 10 de diciembre de 2011

DE UNO A DIEZ, ONCE.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

AL CONTADO


Encordados galimatías de porvenir incierto
que se colaban en nuestros decires lentos
cuando era por el amor la parsimonia,
esa asombrada iletrada
con olor a dogma,
que nos decía el camino,
nos marcaba el tiempo,
asolaba el refugio sensible de mis manos
cuando estaban ocupadas en medir
 la inmensamente frágil curvatura de tu vientre,
la marcha relativa del azar,
que me premiaba con seguir pese a la hora,
a la presencia de los otros,
que por entonces te compartían
con mi azarosa enjundia de quererte

Entre candados resistentes
que cuidaban todas las reservas
del vino que llevabas en tu boca
tan delicioso como el nacido de tus piernas,
cuando de mis palabras el estímulo brotaba,
y se nacía solo para hacerte
la  más bella ilusión entre poemas,
cantados, declamados, o leídos,
porque el caudal de aquel bello sentimiento
era no solo fuerte sino extenso,
y alcanzó para hacer más de doscientos,
doscientos uno ya contando éste...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

martes, 6 de diciembre de 2011

TENGO DE AÑOS LUZ TU FIEL SEGUNDO / Poesía de José Ignacio Restrepo


SORTILEGIO DE TI


Que no puede el dolor 
con quien infiel le busca, 
tras de tus ojos se ve que alegras a la piel...
cuando es el espejo quien te mira...
Y entre el templado tendido 
que somete tu cuerpo a terso límite, 
lo que llamamos piel faro se erige,
y me guío por él tarde en la noche,
cuando me sobra todo y nada tengo...
Hago senda de un mueble,
y lanzo perdigones con los ojos,
y tu murmullo salado que me llama 
si te sobas los pies uno con otro...
se convierte en mi pan,mi pan y mi agua...
Hace frío mi amor, es noche púber,
el trastorno de llegar sin mi sombrero,
acolitando al frío tartamudo,
recibirá de tu aliento su conjuro
y será un insepulto doblemente,
hasta que yo le diga,
vete recuerdo frío hacia tu oscuro
zaguán de verde casa llena de flores,
que yo estoy amando a una muchacha,
justo ahora derriba prontitudes
y se baja sin cuidado 
los calzones...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

A LOS MENSAJES DEVUELTOS SIN LEER / Poesía de José Ignacio Restrepo

EXPLICACIÓN


Como remo
de barco sin bandera,
como botella, 
con el precioso mensaje 
de tu voz náufraga y perfecta...
Yendo a babor, a estribor,
en esta comedia de candores tristes
que se invita a escuchar entre fervores,
por ser tenida de su parto
y convertida en talado bosque,
mientras se parte el mundo
y se inmacula,
como sabemos que pasa,
cada que el sol nos llega con atraso,
o la luna se esconde tras la nube,
sin avisarnos, mujer,
sin avisarnos...

Y entonces soy de voz
como sería fiel la advocatoria
del mejor vendedor de calle arriba,
que vende migas de pan recién probado
para dejar como saldo cuando vas
a un camino fugaz de cualquier lado,
y necesitas dejar urgentes señas
para poder volver sobre tus pasos,
de más está predecir que nadie haya
donde el deseo místico acompaña
ese poco de fe con el trabajo,
cultos conquistadores han perdido
su corazón, su piel y hasta el camino,
y ya perdidos rodaron calle abajo,
para quedar sometidos a deseos
que no tuvieron ayer,
ni antier, ni nunca...

Por eso llevo las migas en la bolsa
para dejarlas al pie,
con paso dado...
Se que en la noche se ven
cual piedras blancas
y si me da hambre mala
tomaré, lo que deje entre mis pies
entre mi boca, con cada paso que de
al regresar soledades a su puesto,
como botellas de mares
que regresaran a playas ya olvidadas,
por que no fueron leídos sus mensajes...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

domingo, 4 de diciembre de 2011

PRIMER DÍA, PRIMER VERSO.../ Poesía de José Ignacio Resptrepo

COMO ADEREZO...


Si, ante todo poesía 
que fungiera oraciones 
en mitad del pecho, 
en mitad del alma, 
donde escanciado como vino, 
el amor fraterno clama su osadía 
de estar resintiendo los golpes del día, 
juntando en su predio 
tan angosto y pobre, 
todos los jornales perdidos en vida, 
para allí pagarlos a punta de amores...

A punta de amores, 
entre flores tibias
que encontraran bello el azul primero
y en siguientes horas dieran amarillo
al quedado broche que guarda latidos,
igual que pendones que vendieran bulas,
para hacer reproches perdidos y laxos
nuevas abluciones para mercedarios,
que curaran pechos antes señalados
por dolores reyes, por angustias reinas,
por estrellas negras que tejieron ropa
impropia de ir cubriendo tu cuerpo
mi princesa hermosa,
aun ahora estos vocablos añejos
se prenden ilesos de tu pelo hermoso,
y trenzados van otra vez con flores
que agarré en la vega 
que no me pertenece,
pues se me ofrecían rápido sabiendo
que era para ti que yo las cortaba,
en esta mañana de domingo preso
que lleva tu nombre...
que lleva tu nombre forjando las horas
como un aderezo...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

viernes, 2 de diciembre de 2011

QUERIDA PLAYA DE VOS.../ Poesía de José Ignacio Restrepo

EVIDENCIA SIN RIMA


Que playa inmensa sos
para mis pasos que han sufrido angustias...
Que enaltecido me siento
cuando migra tu mirada de las cosas
para hacerse entre mis ojos firmamento...
La medida de los valores circundantes
me la das vos, dulce amor,
y aunque no leas ésto, que diantres,
si entre mi saliva se moja largamente 
tu cabello...

Sos ese metro preciso que nada clasifica,
portento escatológico que opone
a las erradas fuerzas una cláusula,
que dice que el amor no contrapone
solo suma lo que tiene de certezas,
lo que encuentra cual pieza cuneiforme,
para juntar aquel favor domado
que se puso a su lado cualquier día,
sin decir su nombre apenas,
todo vuelto sonrisa...
¿Lo recuerdas?

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©

jueves, 1 de diciembre de 2011

OTRA VEZ DIJO EL MAR / Poesía de José Ignacio Restrepo

DE MARES Y VELEROS


Hay una dama dormida
que está prendida de mi respiración,
como mar a velero,
lanza desde su cielo un simple avión
de inusuales dos pasajeros,
bimotor de los sueños,
que todos los ornamentos hace fiel
cada día que cruel,
se nos marcha sincero de los ojos,
mecánico piadoso pero falso,
medidor del tiempo colosal
que llevamos amándonos

Hay una pirámide frecuente
apareciendo entre su piel
turgente,
de elaborado espesor
y grácil vida,
que como llamarada allí encendida,
lleva hermosamente coloreando
su sexuada virtud
de irme amando,
y yo pongo mi mástil ante ella,
para dejarle saber que en este mar,
perplejos y perdidos como vamos,
seguridad si hay de ir completando
esta bitácora casual de lentos días
que sin saberse muy bien se nos escapan
con el como inusual de la pregunta,
cómo pasa mi amor,
cómo es que ocurre,
mientras mis ojos solo le musitan,
moviendo un poco la luz y la bitácora,
es solo otro efecto de las sombras,
señora que en la piel gentil me nombras,
desde el centro del barco hasta que firmes
llegamos a ese faro que nos dice,
que el mar no pudo ni pudo la tormenta,
dormidos en la piel nos acordamos,
que es deber conciliar con nuestros sueños
lo mejor de los días soleados
y los mundanos miedos,
simplemente tomados de las manos
y ensamblados los cuerpos,
confiados en soñar
otro día de mar

JOSÉ IGNACIO RESTREPO 
Copyright ©



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...