miércoles, 31 de julio de 2013

LAS DUDAS DE ALCOBA / Poesía de José Ignacio Restrepo



REMANDO A SOLAS



Cuántas bocas 
hablando entre mis lineas, 
cuántos torsos desnudos demostrando 
entre la tinta grafías destinadas
a convertirse en rollizas cicatrices 
con pausas, reclamadas, elocuentes 
del azar rencoroso y atinado 
de diferentes dueños que tuvieron
tu cuepo por lugar de puntería,
 cuántos eventos mudos casi fríos
eyaculando sin más en el vacío,
concordancias no hubo en las caricias
y menos cuando fuimos periferia,
el mar que desde el muelle se veía
hacía del recuerdo la otra orilla,
y al tiempo fue la luz solo cesando
hasta no aparecer ni entre las olas,
aquello que adoptamos como un hijo
se cayó, se hizo trizas, solo añicos,
desde el borde más lejano de mi ser
te prometo no hacer fuerza, no tratar,
-solamente al destino culparías-
de hacer un bello abrazo o un buen beso
simplemente renuncio a lo que tengo,
si he sido regente dejo todo
será fácil tener de nuevo sol,
o en los ojos un pedazo de la luna,
de espaldas yo me tiro sin mirar
entre dunas, al mar, o en un desierto,
para no regresar solos de nuevo, 
a ese frío tinglado de la cama,
donde el amor espera desde siempre
que como a hijo bello
lo tomemos...
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 28 de julio de 2013

TU PIEL, ESTUARIO DE MIS SUEÑOS Y MI PASADO... / Poesía de José Ignacio Restrepo



LUCIÉRNAGA

 

Detenida en tu espalda
entredormida
la luciérnaga posa ante la lente,
y yo que solo cargo un par de iris
con los cuales retrato lo que haces,
la miro enternecerse
con tu pelo,
apacentarse allí
creyéndose ave
llegada sin saber a algún delirio...

Secreta 
y con la mínima distancia
que debe poseer para evitar
que todo lo que te dice a esta hora
yo sepa sin tener clarividencia,
muy bajo te revela que ha perdido
la luz que ayer guardaba en sus bolsillos,
te cuenta en un instante
dónde vive,
qué reinos de ilusión ha visitado,
qué seres increíbles la quisieron,
y de dónde se marchó
sobreviviendo,
al cansancio infeliz de las jornadas...
 
Y tú que todo guardas, 
amorosa,
de repente despiertas y la vez,
volando entre tu pelo abrillantado,
que se llena de secretos hilvanados,
del insecto divino,
igual que están los míos en tu cuerpo
regados, pegajosos como miel
con tu nombre escondido en cada uno,
refrendando del ayer,
yendo al futuro
mi paso por tu piel que fue oro puro...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 26 de julio de 2013

UN VINO VIEJO... / Poesía de José Ignacio Restrepo



 A QUÉ VINO

 
 A qué vino el recuerdo de su voz
sino a acentuar el rigor de la sequía,
extendida en mi jardín cuando le canto
a tu loca primavera que eres mía,
aunque aún hoy yo siga sin saberlo,
porque tu boca no es como la de ella,
que me regaba sin darme ni el aliento,
tu boca calla pero me resguarda adentro,
me lleva para servir de callo y hueso,
para ponerme de arena
o monumento,
o raya en el espejo
con tu rouge,
o maldición de tren
en la ventana,
porque no había papel en el servicio
y debiste utilizar la servilleta
que tenía escrita por un lado,
ese poema alado
que te escribí en el bar,
medio borracho

A qué vino indecente su sonido,
y el brillo ya indeseable de sus ojos
que trajo atados cientos de recuerdos
de ese sentimiento cuasimodo,
que se colgó del tiempo tanto,
tanto,
y por no hacer allí de padres crueles,
lo dejamos vivir, le permitimos,
dormir junto a nosotros, retozar,
mentir todos los días,
y en las noches evitar el lazo fuerte
de ternuras
que se qudaban solas, no dormían,
esperando aquel guiño tan bello
compartido, certero, renovado,
que pone sangre y sal en el camino
a esos acuerdos inservibles,
enmohecidos por años de rutina,
y por no ser decentes
con el otro

A qué vino,
pues vino a recordarme,
que no puedo repetir eso que le hice,
vino a gritarme de un modo impertinente
que tengo que quererte,
vida mía,
pues no se trata mal lo que se ama,
a éso vino esa mujer
y su recuerdo,
a guardarnos a nosotros
del olvido,
de la muerte de dos hecha sin culpa,
del trabajo infame de llegar
después de mucho amar,
a ya no ser del otro
su regalo querido

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

miércoles, 24 de julio de 2013

RONDANDO MUELLES... / Poesía de José Ignacio Restrepo



AVE VIAJERA

pesar

Frugal y torpe,
pensado entre tu cuerpo
cuando te miro, dentro mío, y no te miro,
pulsátil en un árido recinto
donde me amas y no doy contigo,
o te llamo por tus veinte nombres,
que no te sabes bien pero me dices,
hasta donde emergerán intactas
las sanas pretensiones
y las otras,
correr a la baranda o al balcón,
en mitad de tus risas y mis versos,
cariño mira el suelo que te caes,
y si me caigo qué,
tú ya lo sabes...
En la mitad del hoy está el ayer,
musitando te quieros repetidos
me tomas por ladrón de tus sentidos,
a la hora de irte o de quedarte,
pero solo es maroma de mi circo,
no importa,
es tan loable el soliloquio
si tu te fuiste sola,
mi amor bella,
si te fuiste una noche, no hace mucho,
sin dejar esas huellas que solías
y ahora vas con tus pies
por cualquier parte,
como ave marina sin su mar...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 23 de julio de 2013

APENAS UNA RUÍN VOCINGLERÍA / Poesía de José Ignacio Restrepo


SIN ARMADURA

Habitantes de mi vida

Que pecado será,
ser el amplio vaivén de tus recodos,
o poder a alguna hora combinar,
los tejidos de hiel, o hígado noble,
con la felicidad antes perdida,
que falta puede haber mujer alada,
en tener una noticia constipada
de tus vuelos perdidos, o ganados,
sí entre tanto te puedo acompañar
en este último giro que propones
y en el baile anudar mi escapulario,
a la mejor de tus diéresis fallidas,
que puede ser preámbulo del gozo
o detenida infanta en cuadro viejo,
sabedora de su arte y su doctrina
y poeta de mi sal en manifiesto...
Que pecado habrá en bien combinar
 las faltas aprendidas a las malas,
con esas que salvaron lo que ves,
que tentaron en otras sus demonios,
las que andaron conmigo sin mentiras,
por los sitios peores, por cantinas,
que no tenían nombre, y sí recuerdos,
donde he quedado inscrito como un pez
que volcó sus deseos fehacientes
y termina en el suelo con la boca,
tomando aire del seco para irse,
mencionando las luchas importantes,
con la voz de los ojos que se salen
en los avaros y últimos instantes...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

sábado, 20 de julio de 2013

ENTRE SENTIR Y DORMIR EN LA APATÍA / Poesía de José Ignacio Restrepo


MUTACIONES

AL ROJO VIVO

Pero esta vivo, cabalga sobre ti,
me toma por la lengua y los cabellos,
pues no quiere caerse en cualquier parte,
en mitad de lo oscuro, del silencio,
de lo que aún sin nombre nadie sabe,
cómo llamar, o llegar, o claudicar,
o convertir nuevamente en territorio,
de otro amor o sinsabor inexpugnable.
Está vivo, repite dentro mío,
de frotarse entre vos y yo palpita,
las palabras con frío repetidas
toman carne, recorren hoy mis huesos
y alcanzan el lugar donde la vida,
les perdona algún tórrido suceso
en mi cuerpo vivido pero ajeno,
y les demanda que se vayan al olvido,
ese lugar de los tiempos detenidos
donde todo lo vivo queda atado
y termina pintado del color
que los muertos se ponen,
antes de convertirse
en calor frío...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

jueves, 18 de julio de 2013

RECORDAR, ESA TAREA DEL INSTINTO / Poesía de José Ignacio Restrepo


BALADA DEL 
AMOR SOBREVIVIDO

blanco interior

Como polvo que vaga por el cuarto
percibo abrillantado tu recuerdo,
vuela sin ritmo apenas,
desfallece,
mientras pasan minutos como años
sobre el piélago atado de mi alma
a tu paso atrapado entre el silencio...
Rectángulo cuajado de tus voces
guarda tu ficha incómoda de huida,
la tinta de tu sangre detenida,
desemboca así pura en mi deseo,
como Perseo estoy en tu mirada
tentado de correr sobre la nieve
que veo desleída, derramada,
y entonces corro asido a la humedad,
caigo, después levanto mi osadía
con mi figura autómata servida,
para buscarte como lo hago siempre,
tu eres mi conciencia, mi guarida,
el rito en menoscabo,
el mal augurio,
que se hace diariamente necesario,
pues no queda otro viaje sino este,
y esa paz que me salva por buscarte,
así tarde jornadas sin regreso
me paga cuando veo que te llevo
mi amor entre mi ser ileso...
Todo vive para ir lento muriendo,
sobre la cepa donde está grabado
el impávido refugio de tus besos,
en ese estar sin ti yo me embeleso,
como si dentro mío te llevara,
a reponer el todo de esta nada,
uno a uno el total de los momentos,
perdidos por tu marcha,
y regresados,
por mi esperanza infame
de que vuelvas,
y no te marches completa
hacia el olvido...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


RECUERDOS DEL AYER... / Poesía de José Ignacio Restrepo



ME DESPERTÉ CONTIGO

ausente

Ya sé que por cuenta de tu adiós
desde hace tiempo estoy membretado de olvidos,
sin embargo y por eso también aderezado
del sabor perentorio de innombrables distancias,
arrancado de ti, a tu pérdida absurda
atado como va la rupia al fiel pedido,
lleno pero vacío de los datos de tu piel,
que me fue tan cercana, que apenas te cubría...
Ataviado de ti como presa a su frío,
hecho de tus urgentes manojos de recuerdos,
cubierto de tus ojos cerrados de no verme,
ansioso de encontrarme por suerte con tu rastro,
que se alejó de mi, de nosotros, de todo...
Derivando en tu pecho, frotando tu cabello,
arrastrando sin culpa tus jornadas, tu aroma,
repitiendo disyuntos tus cantos favoritos,
ilusiones cargando, de ti en mi billetero,
pues se quedaron niñas, gritonas, pendencieras,
con mi urgencia clavada en mitad del destello...
Hoy desperté forzado, con el tiempo en mi contra,
y tuve la certeza, de nuevo, convergente,
que todo me quitaste al irte sin mirar
que dejabas tus huellas vacías de algún mapa,
no te pude seguir, no me puedo quedar,
es triste el abandono que se muere de viejo
soñando con volver a sitios que no existen,
ten mi tristeza llana, mi voz que se enmudece,
te regalo mi vaso que tiene un trébol muerto,
revivo lo que quieras si te muestras de nuevo,
aún seas fantasmal, yo apruebo tu presencia,
pues mi tórrida piel que murió en esa tarde
habrá de calentarse con solo tu mirarla,
en el viento callado casi huelo tus huellas,
oigo como me nombras en tu voz de nostalgias,
escucho que retornas a morar en mi mundo,
a reparar la ausencia,  a sembrar esperanzas,
pero quieto yo aguardo uno, dos mil minutos,
y compruebo que vas aún más lejos que antes,
pues esta gratuidad inmensa de buscarte
solo me hace encontrar enveses del dolor,
el sitio que nos vio bifurcar los caminos,
sembrado de pesar se ha quedado por ti,
vos que en solo resquicios habitas por completo,
con tu voz que no vibra me tomo yo mi sed,
entre que sueño aguas, torrentes, lagos vivos,
te ahogo sin dudar otra vez, como siempre,
para  súbitamente poder ya no encontrarte,
y poder levantarme a continuar sin ti...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

martes, 16 de julio de 2013

SI UN SORBETE CON LECHE, COMPARTIDO / Poesía de José Ignacio Restrepo


NOSTALGIA TIBIA

sin eros

Y de seguro es mi tensa voz,
ese alarde de irme por quedarme,
y los mil recuerdos burdos
que pinté,
de colores nefandos, grises, turbios,
que hasta el día de hoy aún tengo en pié,
por la maldita manía de sobarlos,
de recordarlos cuando tú ya olvidas,
para poderme querer
aunque sea un rato...
Y de seguro tienes la razón,
que si yo me afeitara, reirías,
que si dejara por favor de concentrarme
en los que no puedo darte
para darte
lo que tengo de más y que te gusta,
entonces tu sonrisa asistiría
a ese milagro que te hizo enamorarte,
y si por la ventana te mirara
cuando te vas temprano a darle duro,
a los dragones fieros con que luchas,
si te mandara ese beso que me aguanto,
con mis manos cansadas desde siempre,
por escribir poemas al amor,
si te enviara ese beso
con los ojos,
para darte la suerte que yo pido
desde este balcón donde cupido
te mira, como yo solía hacerlo...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 14 de julio de 2013

SIEMBRA FÉRTIL... / Poesía de José Ignacio Restrepo


PRIMERA VEZ



Lustre
que tiene piel, cuando en mis ojos
la caricia que debo se dibuja,
y a las mejillas vuelve ese rubor
que extrañaba
incluso nuestro sol,
entonces me llamas tú,
te llamo yo,
para envolverme en la boca ese regalo
tenido como prenda entre las manos,
tantas veces
que yo ya no me acuerdo...
Como decir que estoy libre si preso
me hallo entre los brillos
de tus ojos,
hoy que sin yo saber causa o motivo,
este beso, el primero,
has decidido
ponerme entre la boca,
sin pensar,
para alzar de una vez todo cerrojo,
y dejarme callado y conmovido,
enamorado de tu ser y tu mirar...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©
Enhanced by Zemanta

jueves, 11 de julio de 2013

EN LOS MOMENTOS DE LA MIEL / Poesía de José Ignacio Restrepo



EL DEBUTANTE
 

De la razón de ser de este poema
versa su nudo, derrama su sentido,
pues ante tanto sentimiento forajido
hoy traigo un debutante de la mano,
uno que ha pospuesto voz y voto
por ver la galería muy poblada,
tantas fueron las noches adheridas
a cosas conocidas que repiten,
lugares que los ven pasar de lejos
sabiendo que los une
inconmovible,
un sereno y dócil sentimiento,
y esos alientos pródigos capaces
de aventurarse sin miedo en nuestro viaje,
para dotar de sentido los segundos,
que a veces simplemente
vamos viendo
pasar como rapaces
en el viento...

El agnóstico fue pero ya cree
y se introduce en la sala del teatro,
que solo tiene por fe dos asistentes,
que van sintiendo gozos y quebrantos
tomados de las manos y los ojos,
como seres atávicos,
virtuosos,
venidos de otro mundo si se quiere,
o perdidos en éste
de hace tiempo,
los melódicos trinos del llegado
y el llamado en sus vientres que ya abusa,
más el mágico color que todo cubre,
abrillantando el nítido momento,
hace a las seis y media de la tarde,
un circo de la sangre anocheciendo,
mientras las manos guían lo que viene
las bocas de los dos callan sinceras
pues ese debutante no da espera,
y los une en el primero
de sus besos...
 
JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©


martes, 9 de julio de 2013

ÚLTIMAS SOBRE EL CLIMA / Poesía de José Ignacio Restrepo


MIS TRES PLAYAS


Mis tres playas en vos tengo cerradas
pues parece, han dicho, me repiten,
una tormenta cruel
ya se avecina,
y puede deshacer todo lo hecho,
lo puesto para algún secreto útil,
el parador para esperar la flota
sin que el sol
nos queme las espaldas,
los bellísimos
y amplios comederos
que para todas las aves son joyeros,
sobre todo los martes y los jueves,
cuando por arte de magia,
y mis razones,
están llenos de fruta,
de pan fresco,
restos bello de amor,
filantropías,
que pongo para justo yo pagar
el regalo de la bella luz del día...

La tormenta comienza ya a caer,
gruesas gotas derraman
en tu cuerpo,
lo puesto,
lo que ha sido reverente,
al vaivén de los vientos sometido,
de moverse ahora se estremece...
Miro todo, qué queda ante el pavor,
de pensar que esta bella playa acabe
cercenada de todo por el aire,
que no tuvimos culpa
en remecer,
simplemente, un acaso,
por no ver...
Pero repaso un poco más arriba,
a las playas gemelas
que me miran,
tus dos ojos muy tristes, sollozantes,
atentamente abiertos, me alucinan,
serenos ellos soportan todo el viento,
y las cosas que vuelan por el aire,
me miran en secreto, compasivos,
diciéndome en silencio,
sabiamente,
nada temas, mi amor, 
hazte aquí cerca,
habítame con fe como hace tanto
que yo te mostraré que en la tormenta
adentro, donde no se ve tan fácil,
hay una brisa ecuánime, indulgente,
para ti y para mi,
siempre esperando...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO

• Copyright ©

lunes, 8 de julio de 2013

ANCLAS SIN MAR / Poesía de José Ignacio Restrepo




DE LAS MANOS


Ansiosa parda, de correr letras cansada,
mi derecha te espera con las firmas
de mis mil y una secuencias inauditas
que recrean lo que vos y yo tenemos,
más todo lo tibiamente imaginado
que por no ser aún un bien logrado,
no se puede decir que no soy dueño...
Afrodita de mi sed y pensamiento,
de mis largas jornadas inventando
calles para mis seres que no andan,
risas para sus bocas que no comen,
cuellos para colgarles un collar,
que hice con semillas de cristal,
en la hora que llamo de reposo,
esa hora del gozo en tus recuerdos,
donde navego contigo enamorado
al brillo de tus ojos bien atado...
Alma de mis constantes ilusiones,
vocación de mi labor sencilla,
ardid para lograr sendas victorias,
soberana de mis mejores mieles,
aljibe donde bebo mis quereres,
tócame cuando llegues un poquito,
en la mano que escribe algo de magia,
¡Perséfone querida, musa bella,
desátame que vuelo cuando duermo
en esa bella estrella que miramos,
cuando el cielo hecha atrás su claro manto,
cobertor inocente que está ahí
para ver esos sueños
que soñamos!

  JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

domingo, 7 de julio de 2013

FUEGO EN LAS LETRAS / Poesía de José Ignacio Restrepo



ÉTER Y BRILLO


Venga luz, 
dime a dónde te has marchado, 
entra hasta mi caldera con cuidado 
pues a tanta tristeza como quema
tu collar ayer puesto cual diadema, 
no podré divisar, puede caerse, 
quemarse lo antes hecho con cuidado
en esta alzada bruma de brillantes, 
quemados por la gracia de mi mano, 
que recluida de mis altos pensamientos 
va quemándose ahora hasta los huesos, 
por dolores acaso imaginados, 
pero vivos, ilesos...

¿No sabías desde antes musa mía, 
que yo entre mis parnasos inventados, 
vivía con mis pájaros alados, 
mientras todo para irse afuera ardía?
No respondas, no roces mi agonía, 
vuela con mi ilusión vestida y magna,
alza cada jornal  que no me sirva
y vocaciones hechas de palabras,
riega por donde amantes se desprendan,
para verlas de letras conformadas,
enfrentando las luces de silencio, 
que por doquiera siembra
la ignorancia...


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

viernes, 5 de julio de 2013

POR SENTIR MÁS, OS DOY UN GRACIAS / Poesía de José Ignacio Restrepo


SIN SED


Y entre el silencio 
con alas torpes hoy, 
vuelo como si fuera hacia el trapecio, 
entreverado en la luz de las estrellas, 
calima que me sustenta o me asesina, 
cuerda que emite brotes milagrosos, 
pero luego me ahorca sin permiso,
entrando sin mirarme
por los ojos...
Voy, 
yo soy el amor y él es mi trino, 
comarca soy de su pie, 
vino en mi fuente, 
alimento que se pudre, 
cielo fuerte, 
voy, 
sentimiento desteñido en nubes claras 
donde se agolpan muchas golondrinas, 
llevándose mis ansias para darles 
otro baño de rojas estocadas...
Vibrante, muda, cruel, mi alma cifrada, 
deténtame el permiso de matarla, 
pero alma sos, mía sos, 
soberbio hidrante...
Que me mate la vida no repudio,
y menos que me eleve ese infortunio
de mojarme entre sus labios
yo me gasto,
alma que eres amor,
dame las gotas
que queden en tu vaso detenidas,
sorberé, lameré,
hasta que cese
el brillo de la gota más postrera
y allí te dejaré
perfecta y plena,
ese último poema
que ya sos...

JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

jueves, 4 de julio de 2013

POR VARIAR / Poesía de José Ignacio Restrepo



INICIACIÓN


Ya no quieres decir,
hoy nada quieres,
rotos ya van los diques,
se pierden tus encargos de cien flores,
los barcos que zarparon ya se hundieron,
las palomas de paz ayer murieron, 
a nada ya te suenan las canciones
y ese aroma tan amado, mil perdones,
hoy solo te produce un estornudo
que aleja lo real,
despide al perro,
te separa de algún breve pensamiento
que tu musa adorada muerta o ida,
antes de esto apreciaba,
lo recuerdo...
Hoy no quieres saber nada de esto,
del amor te despides sin llegar
para que vaya y haga un monumento
al cretino que pueda
o con pesar
encuentre para éso al que le ayude,
ay amor de tu piel sobreseído,
de tu búsqueda ileso,
emancipado,
amor que te quedaste entre los dados,
en el lance fatal de hallar la suerte,
porque tenerte creo es un dilema
perder con vos amor es anatema
es ya ganar que no tengas mi rastro,
sentimiento anguloso,
contrahecho,
de rostro tan ajeno como propio..


JOSÉ IGNACIO RESTREPO
• Copyright ©

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...